Una quita es un acuerdo que se formaliza entre deudor y acreedor para que el importe de una deuda pendiente se reduzca y ello facilite al primero asumir el pago de la cantidad restante.

En los procedimientos preconcursales (y en el marco del Mecanismo de Segunda Oportunidad) se pueden pactar quitas en la fase de Acuerdo Extrajudicial de Pagos, como modo de evitar el concurso. En algunos casos también pueden acordarse en la fase de concurso (en un convenio al inicio de este).

Una espera es el acuerdo que se produce entre deudor y acreedor para que el importe pendiente de pago se satisfaga tras un aplazamiento. Este puede referirse al pago de intereses, del principal o de todo lo debido.

En los procedimientos preconcursales (y en el marco del Mecanismo de Segunda Oportunidad) se puede pactar una (de hasta 10 años) en la fase de Acuerdo Extrajudicial de Pagos, como modo de facilitar que se satisfaga la deuda y con ello evitar el concurso. Pero también pueden acordarse en otras fases (convenio al inicio del concurso, planes de pagos para lograr la exoneración…).

Estrictamente, una cesión de bienes es la operación por la cual el deudor transfiere al acreedor la posesión de algunos bienes y de su administración pero solo para que los liquide y aplique el importe obtenido para saldar la deuda que tenía pendiente pago. No se transfiere la propiedad.

En sentido amplio, como hace la Ley Concursal, puede diferenciarse entre cesión de bienes para pago y cesión de bienes en pago. La primera es la operación aquí citada, mientras que la segunda es la que se denomina habitualmente dación en pago, en la que el deudor sí transfiere la propiedad de los bienes al acreedor como modo de saldar la deuda mediante una prestación sustitutiva de la inicialmente fijada.

Ordenación en grupos de los créditos concursales (derechos de cobro) a efectos de su preferencia a la hora de saldar las deudas en la liquidación del patrimonio del deudor.

El orden de preferencia es la siguiente:

  • Contra a la masa (van aparte de todos los demás y son los primeros en satisfacerse).
  • Con privilegio especial (se pagan con los bienes afectos).
  • Con privilegio general.
  • Ordinarios
  • Subordinados.

Son los derechos de cobro que se deberán satisfacer antes que los demás en el concurso.

Las deudas que correspondan a estos créditos se deben saldar las primeras con cargo al patrimonio del deudor, sin contar los bienes afectos a derechos de cobro garantizados.

Entre otras, son de este tipo las deudas por impago de salarios recientes de trabajadores (hasta cierto límite), gastos del propio concurso, pagos por alimentos (hasta cierto límite), ciertas obligaciones nacidas una vez iniciado el concurso…

Derechos que tienen los acreedores a exigir que el deudor cumpla los compromisos adquiridos (pago, prestación de servicio, comportamiento…).

Dentro de los procedimientos preconcursales y concursales, los derechos de cobro son dinerarios (o al menos valorables en dinero).

(No hay que confundir este concepto genérico de crédito con la operación de financiación que lleva el mismo nombre y es similar al préstamo).

Es el registro que permite la consulta de:

  • Diferentes resoluciones adoptadas por los juzgados de lo mercantil dentro de los procedimientos concursales (edictos, decisiones, nombramientos, ceses,  informes, escritos, concesiones…).
  • Datos de interés concursal inscritos en diferentes registros.
  • Información relativa a los expedientes de negociación y tramitación de acuerdos extrajudiciales de pago (incluyendo los documentos de los pactos si se celebran).

Los datos los aportan los jueces, notarios, procuradores, registradores mercantiles y otros registros públicos.

02 de enero 2021

¿Cómo funciona la Ley de la Segunda Oportunidad?

Ley de la Segunda Oportunidad

GRATIS