Referida a una persona física o jurídica, es una situación en la que esta puede hacer frente con su patrimonio a las deudas contraídas que tienen un vencimiento inminente o a corto plazo (especialmente si ello es posible sin necesidad de recurrir a desinversiones complejas).

Referida a un activo (producto financiero), la liquidez implica que esa inversión pueda deshacerse (cancelación, rescate, reembolso, venta…) de modo que se recupere el dinero invertido (con el rendimiento ya obtenido, si lo hay) con rapidez y sin una merma significativa de su valor dinerario.

Los valores de renta fija o valores de deuda los emiten estados, administraciones, entidades bancarias, empresas… e implican un préstamo de los inversores, canalizado a través de instrumentos mobiliarios denominados obligaciones, bonos, letras, pagarés…  

Al comprar estos valores, el inversor presta dinero al emisor y obtiene a cambio un interés (en un pago único o de modo periódico) y la devolución del capital al vencimiento. También puede vender los valores en el mercado secundario antes de dicho vencimiento.

Algunos de los valores de renta fija más conocidos y con mayor seguridad son los deuda pública emitidos por el Estado: Letras del Tesoro, Bonos del Estado y Obligaciones del Estado.

23 de enero 2021

¿Qué diferencia hay entre la iliquidez y la insolvencia? | ✅ FAQ's #20

Ley de la Segunda Oportunidad

GRATIS