El leasing o arrendamiento financiero es una operación por la que una entidad adquiere un bien (inmueble, vehículo, maquinaria…) y lo cede en alquiler a una empresa, añadiendo una opción de compra al final del plazo.

Se desarrolla de manera similar a una operación de préstamo (pagos periódicos que incluyen intereses y amortización), pero con una cuota final, como valor residual. Esta última cuota suele coincidir con el importe del resto de las periódicas, por lo que se presupone que el arrendatario terminará adquiriendo la propiedad del bien.

Tiene algunas ventajas fiscales y contables si se cumplen ciertos requisitos. Por ejemplo, aunque es un alquiler, tiene un tratamiento similar al de una compraventa (por lo que no se computa como endeudamiento) y sus cuotas son fiscalmente deducibles.

Son cantidades que legalmente pueden establecerse como obligatorias para asegurar a algunos familiares su sustento, habitación, vestido, asistencia médica y educación.

La obligación, en general, es recíproca para:

  • Cónyuges.
  • Ascendientes y descendientes.
  • Hermanos (limitados a auxilios necesarios para la vida y educación, por necesidad no causada por el beneficiario).

Los relativos a cónyuges y de estos hacia los descendientes suelen fijarse, entre otras situaciones, en los convenios y sentencias de separación o divorcio.

14 de enero 2021

¿Qué tipo de deudas NO se pueden cancelar con la Ley de la Segunda Oportunidad? | ✅ FAQ #7

Ley de la Segunda Oportunidad

GRATIS